¿Cómo cambiar un modelo de negocio aplicado a una aplicación? (Caso práctico Amovens)

¿Cómo cambiar un modelo de negocio aplicado a una aplicación? (Caso práctico Amovens)

Los modelos de negocios son difícilmente replicables, sobretodo cuando alcanzan cierto éxito en un mercado concreto, ya que los individuos conocen ya los servicios o bienes que se les ofertan, y están menos dispuestos a estudiar un posible cambio, a no ser que sea en una variable de especial incidencia para ellos. En este caso, el crowdfunding puede ayudar a abrir camino a nuevos productos o a servicios que están todavía sin explotar.
Existen miles de casos, y en la actualidad, muchos más en el mercado de las aplicaciones móviles, en el que el líder del mercado no es la mejor aplicación, por servicio o seguridad, fijémonos en el caso de WhatsApp, pero sin embargo, domina el mercado de la mensajería instantánea de forma apabullante, a pesar de que existen competidores con mejores servicios o mayores funcionalidades, véase los ejemplos de Telegram, WeChat o Line.

Modificar un modelo de negocio que está funcionando bien, o que no funciona, es realmente complejo, como comentaba, porque existen reticencias por parte de clientes, proveedores, por parte de las fuentes de financiación, por la dificultad de encontrar socios que crean en un proyecto nuevo... Muchas aplicaciones insertan publicidad para intentar ser rentables o utilizan el sistema freemium, utilizando la estrategia de descremación del público al que se dirigen.

Me gustaría centrarme en el caso de las aplicaciones para móvil, como es el caso de Amovens, la aplicación para compartir vehículo y para alquilarlo, una opción que puede resultar curiosa, pero vamos a indagar un poco más en el modelo de negocio que han utilizado.

Debemos remontarnos al año 2010, con la entrada de Blablacar en España, la aplicación francesa que estaba arrasando en Francia y en media Europa, ayudando a la movilidad y facilitando el uso del transporte, democratizando el mismo, parecía que había llegado para revolucionar la economía colaborativa.

Hoy en día, Blablacar cuenta con más de 5 millones de usuarios registrados en España, es la aplicación líder para compartir viaje y gastos con el conductor, gracias a una aplicación intuitiva y la confianza depositada en los conductores, gracias a su sistema de valoraciones al finalizar el viaje, pudiendo explicar la forma de conducir del conductor y cómo ha ido el viaje, es decir, puntualidad, simpatía, flexibilidad, espacio en los asientos traseros, uso del maletero...

¿Cómo cambiar un modelo de negocio aplicado a una aplicación? (Caso práctico Amovens)

Amovens, la startup española de economía colaborativa, que se concibió en el año 2009, ha crecido en el sector del ridesharing de forma lenta y progresiva, y en el caso de su servicio para compartir coche, ha copiado a Blablacar desde el verano de 2017, obligando a los pasajeros a pagar una comisión de un euro por viaje realizado, en el caso de Blablacar, es un porcentaje en función del coste del viaje, lo que suele ser más caro, por ejemplo, en un viaje de 20 euros, la comisión que cobra Blablacar es de 4 euros, un 20% en este caso.

Amovens ha abierto un nicho de mercado distinto, el del alquiler de vehículos privados, que por el momento parece que les está funcionando bien.

Amovens tiene 3 pilares en los que se basa su modelo de negocio en la actualidad, compartir un vehículo (de forma similar a Amovens), renting (sistema de alquiler un coche nuevo durante un periodo concreto) y el alquiler.

La fórmula más innovadora es el tercer pilar de negocio, el alquiler de un vehículo de un particular, que se decida a ponerlo en la aplicación, determinando el precio por el que quiere prestarlo al día, las características del mismo y la ubicación donde se encuentra aparcado el mismo.

Para las personas que nunca hayan utilizado el sistema de ridesharing o viajar en coche compartido, los pasos a seguir para utilizarlo como viajero son los siguientes: lo primero es crearse una cuenta en la aplicación, o bien utilizar una cuenta de las redes sociales Facebook o Twitter, una vez que hayas accedido a la aplicación con tu correo electrónico y tu contraseña, recomiendo rellenar tu perfil con algunos datos básicos, cómo tu edad o por qué quieres utilizar esta aplicación para viajar, para darmás datos al futuro conductor que te vaya a desplazar, después podrás buscar tu primer viaje, sólo marcando el lugar de origen y el de destino, la fecha a efectuar el viaje, así tendrás los viajes programados para ese día, a continuación, elige la hora que mejor se adapta a tus necesidades, entra en el viaje que hayas elegido y revisa el precio, las características del viaje, si necesitas viajar con maleta pequeña, los lugares de recogida y para que te dejen, si tienes cualquier duda, pregunta a través del sistema de mensajería interna.

Una vez que hayas elegido el viaje que mejor se adapta a tus necesidades, resérvalo introduciendo tu número de tarjeta, puede ser que se reserve automáticamente o que tengas que esperar hasta que te haya aceptado el conductor mediante la aplicación. Ya sólo te falta disfrutar de tu viaje, siendo puntual en el lugar en que habéis quedado, si te surge cualquier duda mientras tanto, podrás escribir o llamar al conductor con el que vas a viajar, para que te aclare las dudas que te surjan.

¿Cómo cambiar un modelo de negocio aplicado a una aplicación? (Caso práctico Amovens)

A pesar de que Amovens tiene el modelo de compartir coche que es una réplica de Blablacar, tanto en el pago por tarjeta de crédito, contar con un seguro si sucede cualquier adversidad y el sistema de comentarios, para conocer mejor tanto al conductor como o a los pasajeros; en este caso, Amovens no termina de despegar en España, es más económico que su primo mayor francés, pero muchos conductores no lo conocen, y cuando se revisa para realizar un viaje un fin de semana, el número de viajes en Blablacar de la misma ruta cuatriplica o quintuplica a los que aparecen en Amovens.

Bien es cierto, que la publicidad en televisión y el efecto buzz marketing han ayudado a la popularización de la aplicación Blablacar hasta términos insospechados, perdiendo en muchos casos el espíritu de camaradería original con el que nació la aplicación, compartiendo gastos y disfrutando del viaje, lo que hace que en muchos casos la idea originaria de ridesharing se esté perdiendo, convirtiéndose cada vez más en un negocio para el conductor, que trata de llenar su coche a toda costa, no comenta a los pasajeros que en los asientos traseros del vehículo van a viajar 3 pasajeros, que el maletero es pequeño o que va a viajar por carretera nacional en vez de por autopista de pago, lo que hace que los pasajeros cada vez se quejen más.

Los modelos de negocio son difícilmente replicables por parte de otras empresas, y normalmente el que primero logra entrar en el mercado, siendo el más innovador, tiene un gran camino abierto y una enorme fidelidad, que difícilmente conseguirán el resto de competidores que entren con posterioridad.


¿Qué negocios han sido los que han triunfado con un cambio radical e inesperado?

¿Se puede considerar que Amovens ha cambiado de modelo de negocio existente en el carsharing o simplemente ha ampliado su cartera de servicios?


Quiero conocer tu opinión en los comentarios de este artículo o en redes sociales, comparte con el #esMarketingOnline.

¡Muchas gracias por tu comentario, sugerencia o queja!

Más información





Comentarios

ENTRADAS POPULARES

PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos y Vox en las redes sociales en 2019

198, la política que marca la moda

MI ACTIVIDAD EN TWITTER