Los nuevos retos de las empresas

Los nuevos retos de las empresas

En muchas ocasiones habrás escuchado a un compañero comentar lo de que en esta empresa las cosas siempre se han hecho así, y habrán conseguido lo que buscaban, que la situación se mantenga sin cambios, a pesar de que la organización puede necesitar un cambio sustancial, que incluso el director de la corporación no sepa que deben acontecer.

¿Cuáles son los cambios a los que se enfrentan las organizaciones?

Los cambios en las empresas normalmente se producen de tres formas básicas: por imperativo legal, por circunstancias económicas o por las decisiones tomadas por la alta dirección.

Los cambios legales suelen ser aquellos que más quebraderos de cabeza suelen dar, ya que en muchas ocasiones no están previstos, tienen que realizarse en un corto espacio de tiempo, y suelen implicar a muchas empresas, incluso a todo un sector profesional.

Los cambios por circunstancias económicas son los más peligrosos, ya que si no se toman las decisiones correctas en un corto espacio de tiempo, puede ser que las decisiones que se tomen a posteriori solo sirvan para liquidar lo que queda de la organización, ya que tristemente no habrá conseguido sobrevivir a los cambios que se le han presentado.

Los cambios propuestos por parte de la dirección de la empresa son los más correctos, ya que deberán estar consensuados, bien con los accionistas, bien con el Consejo de Administración, y haber sido valorados por varias personas antes de que se produzcan, lo que hará que sean positivos, y ayuden al fortalecimiento de mercado del holding o de la pyme.

Los nuevos retos de las empresas

Pero los retos a los que se enfrentan las empresas son mucho más complejos que los cambios que se producen en su entorno, que en muchos casos son imprevisibles y difícilmente cuantificables, de ahí la incertidumbre que puede reinar en algunos sectores y organizaciones.

Contar con un líder transformacional, que guíe a la organización en los baches a los que se enfrenten a diario, y que genere confianza en el equipo de empleados, es una brillante idea para poder competir en un entorno difícilmente controlable, por eso, es fundamental que se pueda confiar en que sus decisiones van a ser consensuadas y que intentará ayudar a que el rumbo sea el adecuado.


Las empresas que no sepan adaptarse a los cambios imprevistos, están condenadas a desaparecer



Los cambios que se producen en el interior de las pymes son aquellos que se pueden prever, definir con antelación, cuantificar, confeccionar planes de crecimiento o contingencias, y poder tomar decisiones controlando más fácilmente los cambios.

Los nuevos retos de las empresas


Uno de los cambios que creo que peor se prevén y llevan a cabo en las organizaciones son la incorporación de nuevos empleados, ya que no se suele contar con un manual de acogida, un documento en el que se presente la empresa, el organigrama, los objetivos, los valores, la estrategia y el sector en el que se trabaja, por lo que el nuevo empleado esta en los primeros meses en las pymes como un perro sin cabeza, controlado por su superior para que no meta la pata demasiado, con muchas dudas por parte del trabajador, que no sabe que se espera de él, y si está cumpliendo con lo que se le pide...

Otro de los retos a los que se enfrentan las empresas es la de formar a sus trabajadores a lo largo de toda su vida laboral, para que sigan aportando valor a la organización, incrementen su productividad, y se sientan motivados, evitando que se marchen de la empresa, al sentirse parte de un equipo que se renueva y que puede aportar nuevas ideas a los proyectos empresariales; aquí entra de lleno la flexibilidad de las organizaciones, para adaptarse a los ritmos laborales y vitales de sus trabajadores, ayudarles a conciliar su vida profesional y personal, algo tan en boga actualmente, pero que todavía cuesta en algunas pymes.
El teletrabajo puede servir para que los trabajadores se sientan más confortables en su puesto de trabajo, e incluso, rindan más. Lo mismo sucede con el salario emocional, aquellos beneficios que tiene el trabajador, y que están fuera de su retribución monetaria, el teletrabajo, anteriormente comentado, es uno de una larga y creciente lista.


¿Qué otros retos están en el horizonte de las corporaciones?


¿Qué necesitarán los empleados para adaptarse a esos nuevos retos?


Más información





Comentarios

  1. Los grandes cambios en las PyMEs también incluye adaptarse a la tecnología y a dejar de vender de manera tradicional y empezar un proceso muy digital para vender online. Ese es el cambio en el que estoy trabajando a diario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Nuria:

      La adaptación a las TIC es fundamental en los pequeños negocios para conseguir sobrevivir, sino estarán tristemente condenados a desaparecer. Mucha suerte en ese cambio. Un saludo, gracias por la lectura y por el comentario

      Eliminar

Publicar un comentario

ENTRADAS POPULARES

PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos y Vox en las redes sociales en 2019

198, la política que marca la moda

MI ACTIVIDAD EN TWITTER